¿Qué es una proclama?
Autor: Dr. Apóstol Sergio Enríquez
Ebenezer Guatemala

La palabra –proclama- se deriva del griego Euaggelizo, que significa “brindar buenas noticias, anunciar buenas
nuevas”. La proclama profética es una notificación pública y se da a la iglesia por medio de la revelación el
Espíritu Santo con el fin de mostrar las cosas que han de venir en el futuro (Juan 16:13), pero no debe ser
considerada como “adivinación del futuro”, pues es mostrar la voluntad de Dios para que caminemos por esa
vía. Implica abrir un camino que no puede cerrarse, porque éste queda abierto para todo aquel que necesite
pasar por el mismo.
La Biblia nos da el ejemplo de los distintos años que vinieron en tiempos antiguos: Dios le reveló a faraón por
medio de sueños el tiempo que se acercaba para su pueblo, en donde primero pasarían por siete años de
abundancia y luego por siete años de hambre (Génesis 41:17-25). Jesús leyó el rollo del profeta Isaías y
proclamó el año favorable del Señor (Lucas 4:17-19).
Dios se basa en ciclos proféticos. La Biblia dice “enséñame a contar los años de mi vida… para que
entonces pueda añadir sabiduría” (Salmos 90:12). La iglesia le puede pedir al Señor que le enseñe a contar
sus días, de manera que pudiera obtener sabiduría (Salmos 90:12).
No debemos ver la proclama apostólica y profética como un slogan publicitario del ministerio, pues es una
orden que brota del corazón de Dios que consiste en dar a conocer las características del año que viene y la
oportunidad que tenemos como pueblo de Dios de vivir cada uno de los eventos que se manifestarán a partir
de que ésta se da a conocer al ministerio. Se convierte en una puerta abierta, de manera que cada proclama
nos puede alcanzar en todo momento.
La proclama debe tener una promesa y un mandamiento que deben cumplirse; la promesa es una palabra
profética que viene del hebreo “Imrah” que se cumplirá en el transcurso del año profético. La promesa es un
fruto que viene a la vida del cristiano, por ejemplo, un fruto en el hogar es que se puedan concebir hijos dentro
del matrimonio, pero el cumplimiento de la promesa viene cuando nosotros actuamos para obtenerla; en
cambio el mandamiento, que viene del hebreo “Mahamar”, es dado por medio del ministerio apostólico y es
una orden que proviene de Dios para bendecir la vida de la iglesia. El mandamiento del año está ligado con un
desafío proclamado para la iglesia y que debe cumplirse. Necesitamos que la iglesia de Cristo sea edificada
en el fundamento de apóstoles y profetas (Efesios 2:20).
En Ministerios Ebenezer, El Señor nos ha permitido durante algunos años recibir una proclama profética que
nos ha guiado en el transcurso del tiempo para que los propósitos de Dios para el ministerio puedan ser
cumplidos.
"Ciertamente el Señor Dios no hace nada
sin revelar su secreto a sus siervos los profétas" Amos 3:7
Predica día miércoles 31 de diciembre 2008
 


Comments




Leave a Reply